miércoles, 1 de febrero de 2012

Supuestos

Chica estúpida. Chica que esperas a algo que no va a llegar nunca. Chica inocente como ella sola. Chica con los ojos brillantes. Chica ilusa y perdida. Chica a la que nunca le salen bien sus planes.
Eso es lo que has dejado en mí.
Malo, eso es lo que eres. Despiadado y maléfico. Te lo has llevado todo. No sé cómo no te resbalas al andar y pisar el charco que han formado mis lágrimas. No miraste atrás para ver lo que habías hecho. Insensible, apático y cruel. Quizá tenía que haberme dado cuenta antes. Tendría que haberme marchado. Nada es peor que esto y esto es todo lo que tengo. ¿Hemos terminado? ¿Eso es todo? ¿Te vas a ir así? Bien, pues llévatelo todo, no quiero que dejes nada. Ni un recuerdo, ni una lágrima, ni una excusa. Llévatelo todo y coge también mis sentimientos, ya no los quiero. Si al menos supieras que todo lo que he hecho era por ti. Si al menos fueras consciente de cuanto te quise. ¡Por todos los dioses, qué tonta he sido!
Yo estaba perdida, mi corazón caía entre zarzas puntiagudas. Estaba oscuro y yo estaba acabada. Pero entonces me encontraste y pude ver la luz. Yo, que siempre temblaba, pobre insegura, me hice fuerte a tu lado. Pero hay una parte de ti que nunca me enseñaste. Pero llegó un día en el que la vi. Las cosas que decías no podían ser verdad. Siempre, hicieras lo que hicieras, siempre ganabas. Tenías un lado oscuro que me hacía temblar. Y cada vez que pronunciaba tu nombre era como si me quemase. Cuando estaba contigo me convencías de que no había nada mejor que estar juntos. Pero había en ti un lado oscuro que me aterrorizaba. Y supe que tenía que terminar. Pero incluso ahora que estamos separados, no sé cómo seguir adelante.
¿Recuerdas ese día? Estábamos tan cerca que podías haber empezado una guerra. Todo en lo que creí una vez estaba desparramado por el suelo, sin ningún sentido. Pero aun así, sabía qué hacer. No podías continuar dándole la vuelta a las cosas. Junto a ti ya no podía respirar. Y me fui.

Y ahora, por mucho que lo intentes, no voy a dejar que te acerques lo suficiente a mí. No, ya he aprendido. Es hora de decirnos adiós, definitivamente. Ya no te necesito. Nunca más.

8 comentarios:

  1. Es un tormento constante que parece no tener fin. Es un continuo maltrato al autoestima, una batalla sangrienta contra la libertad, la esperanza y la vida. Es un destruir día a día la dignidad y destruirse a sí misma. NADIE, merece tantas lágrimas, ni tanta tinta, ni tanta imaginación. NADIE merece ser tan amado como para llegar a causar dolor en los demás. No hay amor sin roma. Ya sólo queda el olvido... espero que llegue sin demora. La Nostalgia no hace ningún bien a quien la practica y ya estás alimentando demasiado su ego a pesar de no ser protagonista de nada, y no tener nombre en tus palabras.

    ...Alguien tenía que decir algo, ¿no?

    ResponderEliminar
  2. ¿Seguro que no le salen NUNCA las cosas bien?
    Dile que lo piense, habrá algo en su vida que anule la palabra NUNCA.
    Dile también que la mancha de mora con otra verde se quita.
    TQ
    Pol

    ResponderEliminar
  3. Mr Anonimo, realmente sé que es verdad , y no es que me regodee en el dolor, ni siquiera en la nostalgia, sólo que no sé escribir sin emular la desesperación que una vez sentí. Las canciones, las poesías, el arte en general. Todo se basa en ese sentimiento debastador que alguna vez todos sufrimos. Pero yo, después de escribir una entrada como esta, me olvido del tema. A veces ciertas cosas me lo recuerdan, pero sé seguir adelante. Estoy rodeada de personas maravillosas que me ayudan, que me tienden la mano cada vez que me caígo y que me dicen una y otra vez lo especial que soy. He seguido adelante. Y sí, en alguna otra entrada hablaré de lo feliz que soy, de la forma en la que encontré a la persona que hoy me acompaña en todas mis aventuras y que es capaz de sacarme una sonrisa con sólo su presencia. Pero eso, es otra historia. Así que gracias, alguien tenía que decir algo, sí.

    Pol, Pol, tú más que nadie conoces mi pesimismo crónico y ya sabes de mi bipolaridad. Tan pronto digo que el mundo es una mierda y que yo no sirvo para nada como que la vida es maravillosa y yo soy un genio. Soy experta en pasar de un extremo a otro en segundos, así que, no te preocupes demasiado por estos brotes pesimistas, ¿vale? Tú ya sabes la historia y nunca fue tan oscura como la pinto. Pero si no exagero, ¿dónde estaría la gracia?

    ResponderEliminar
  4. Pues me alegro que sea así. Espero mas pronto que tarde caer por aquí y ver un jardin lleno de flores de colores increíbles, de pasiones incontrolables, de deseos de vivir y beberse el mundo con coca cola y on the rocks. Ya va siendo hora. Y tú ya vas siendo demasiado joven como para sentir que el mundo parece acabarse con el primer gilipollas que pasa por tu vida. Brindemos por ello: por los gilipollas, para que no se vuelvan a cruzar en tu camino, o al menos, si ya vienen cruzados, puedas desgilipollarlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces es que me enciendo...

      Eliminar
  5. Las llamas pueden ser buenas, siempre que estén controladas, claro. Aquí todos tienen el permiso de encenderse lo que quieran. ¡Libertad de expresión!

    ResponderEliminar
  6. Libertad? No lo permitas, por ahí empezaron las disidencias incontroladas. Procúrate una digna autocracia, este es tu petit pais, No permitas ciertas licencias.

    ResponderEliminar
  7. Pero sin libertad, ¿qué nos queda? ¿Quién soy yo para arrebatarle a alguien su libertad? ¿Quién soy yo para censar palabras de mentes despiertas? Aquí se puede decir lo que se quiera. Aunque claro, a palabras necias, oídos sordos.

    ResponderEliminar